Descubrimiento tardío


Hace unos años, me tocó participar en la organización de un evento dedicado a Pablo Neruda, poeta que desde siempre había sido un desconocido para mí, ya que no había leído nada escrito por él.

La verdad es que a pesar de que me gusta mucho leer, nunca me sentí atraída por la poesía, me parecía insípida y sin gracia.

Pero casi siempre la tontería tiene un límite, y en cuanto a la poesía me llegó el año 2004, ocasión del centenario del nacimiento del poeta.

Para elaborar un programa tuve que comenzar a leerlo, y de inmediato quedé hechizada por el poder de sus palabras, cuánta pasión contenían sus escritos!, fue realmente maravilloso.

Hoy en día casi me da vergüenza reconocer mi ignorancia respecto a Neruda, pero así soy y al menos me he puesto al día. Anoche viendo aquel programa, leí cada uno de los versos que fueron escogidos, y me he decidido a transcribir el que más me gustó, el que publico a continuación:

Soneto LXVI

No te quiero sino porque te quiero,
y de quererte a no quererte llego,
y de esperarte cuando no te espero,
pasa mi corazón del frío al fuego.

Te quiero porque sólo a ti te quiero,
te odio sin fin y odiándote te ruego,
y la medida de mi amor viajero,
es no verte y amarte como un ciego.

Tal vez consumirá la luz de enero,
su rayo cruel mi corazón entero,
robándome la llave del sosiego.

En esta historia sólo yo me muero,
y moriré de amor porque te quiero,
porque te quiero amor a sangre y fuego.


Comentarios

mario ha dicho que…
De alguna manera todos colaboramos en algo que hoy en día todos nuestros grandes personajes de las letras y la cultura no tengan el merecido reconocimientos...voy a leerlo un poco para perder mi ignorancia tal como mencionas.

Entradas populares de este blog

Las Mujeres Luminosas

Mi Familia

La paja en el ojo ajeno