Entradas

Las Mujeres Luminosas

De pronto se me ha ocurrido que en cada ciudad pudiera haber una patrulla de Mujeres Luminosas,las que no tuvieran ninguna actividad en común, nadie las vería nunca juntas, pertenecerían a todas las clases sociales y nadie podría imaginar que comparten algo.
Las Mujeres Luminosas serían extremadamente amigables y se asegurarían de conocer a todas las mujeres del lugar, por lo que sabrían quienes sufren maltrato y quiénes soportan acoso machista.
En las noches saldrían en busca de sus presas con el fin de eliminarlos, procurando cortar el puño golpeador y la lengua venenosa antes de dar el golpe definitivo, de tal forma que lo sepa el infeliz, que tenga claro por qué se irá despachado.
Para asegurarse de que sea indeleble el horror para los demás maltratadores y para que a los principiantes del maltrato les quede más que claro, se le dejaría desnudos, nadando en un charco de sangre y con sus vergüenzas al aire, con un letrero que indique claramente que fue un acto de justicia.
¿Cuántos …

La justicia en las manos de cualquiera

Las llamadas "detenciones ciudadanas" siempre me han provocado inquietud y pena, sé que no es muy popular tener lástima de los ladrones pero no puedo evitar sentirme conmovida por ellos cuando una turba enardecida pretende lincharlos. Las noticias muestran cada cierto tiempo a personas comunes y corrientes que olvidando toda mesura y educación, han revelado su lado más cruel durante estos hechos, los que generalmente quedan impunes.
Hace poco un niño de 13 años intentó robar una bicicleta a una cuadra de mi casa y fue sorprendido por un grupo de personas adultas que lo golpeó y amarró a un poste hasta que llegaron los carabineros. La información y fotos que se pudieron ver en varias cuentas de facebook eran horribles, pero más lo eran los comentarios de quienes encuentran "justicia" en actos de embrutecida violencia. Me avergüenzo de todos ellos.

Hechizo

Imagen
Cuando tenía alrededor de 11 años (1983), mis padres me inscribieron en las clases de guitarra que impartía la Escuela de Cultura y Difusión Artística de Puerto Montt. Estando allí aprendí a tocar el instrumento, a caminar lejos de mi casa y también a subirme a la micro ya que nunca lo había hecho sola. Pasé momentos inolvidables en ese lugar y conocí gente con mucho talento cuyos rostros aún recuerdo, pero lo que me marcó para siempre fue circular por el pasillo y ver a otros jóvenes interpretando piano, violín, flauta, teatro, dibujando o pintando. Los profesores eran unos señores respetables y serios, un poco excéntricos pero muy amables. Yo estaba en el paraíso.
Como muchas veces, hoy ha venido a mí este recuerdo: Una mañana mi sala estaba silenciosa, probablemente llegué muy temprano o mis compañeros habían salido, y de pronto escuché una melodía que venía de una sala cercana. Alguien ejecutaba con la guitarra unos acordes que me fascinaron, me levanté y fui a ver; era una joven d…

La paja en el ojo ajeno

Imagen
Hoy vi esto en Facebook y pensé que es muy fácil apuntar con el dedo a personas que por su trabajo o historia son conocidas, en circunstancia que todos tenemos algo que esconder en el closet. ¿O es que los demás somos blancas palomas?

Sé que no se puede justificar a todos, pero esos cuatro hombres crecieron y se desarrollaron en otra época, y una cosa fundamental: sus hijos no estuvieron con ellos; Letelier, Tohá y Henríquez fueron brutalmente asesinados y Allende se suicidó en medio de la traición más vergonzosa de la historia reciente de nuestro país. El que lo niegue tiene claramente algo escondido en su armario.

Más se debiera cuestionar a los hijos y seguidores del tirano asesino de tanta gente que aún no recibe justicia.

Mi Protegido

Imagen
Hace más de un año me percaté de que cerca de mi casa había un perrito que tenía hambre. Estaba muy flaco y con carita triste, y a pesar de que tenía dueños, a ellos parecía no importarles que anduviera así.
Comencé a darle comida a escondidas y de a poco comenzó a animarse, yo lo bauticé como “Protegido” aunque después supe que su nombre era Pascual, pero su nueva identidad siguió siendo usada por nosotros dos cuando iba por algo de comer. En el verano dejé cada día un baldecito con agua en mi vereda para que tuviera dónde refrescarse y cuando podía salir de su casa, iba de inmediato a la mía. A veces comía y se quedaba allí esperando, yo salía a abrazarlo y él se iba tranquilo.
Lo que más me gustaba de mi Protegido es que cuando me veía entrar al pasaje, corría a mi lado feliz y en su rostro tenía una expresión que decía: “Ella me quiere”, y los perros que observaban parecían presenciar la escena con envidia, era muy gracioso. Naturalmente esto último es una situación que mi imagina…

Ser Mujer

Imagen
Felicidad Que te compren zapatos de charol con pulsera Que te regalen diarios de vida Que te enseñen a cantar Que te pinten las uñas Que un día inolvidable te compren un sostén Que descubras que “te llegó” Que comience a gustarte el rock Que sepas que tu cuerpo es tuyo Que sepas que tu vida es tuya, aunque cuesta tanto darse cuenta
Rabia Que piensen que eres sólo una cara bonita/niña/mujer Que se cuestionen si tus intereses van más allá del mero estudio Que si tienes opinión, eres histérica Que piensen que no tienes fuerza Que siempre se haga un juicio de ti si estás disfrutando de la vida Que te veas obligada a contestar en forma cortante cuando te tratan con condescendencia Que para otros, nuestras arrugas o la panza nos perjudique. ¿Qué les importa? Que tu sufrimiento no sea tomado en serio Que tus iguales mayores te tomen como una amenaza Que alguien, algún día llegue a pensar que no existes sin él/ella. Lo que es una soberana mentira
Dolor Que te prevengan desde pequeña por si alguno de tus tíos qui…

La Concepción

Hace mucho tiempo ya, cuando era niña, vi año a año cómo todos los alumnos que llegaban a 8º Básico hacían el Juramento a la Bandera, y sentía que ya hubiese querido ser “grande” para vivir ese solemne momento. Finalmente no tuve esa suerte porque justo el año que llegué a ese curso, ya no se hizo la ceremonia, pero recuerdo que en clases nos hablaban de la Bandera Chilena, de la Batalla de La Concepción, de Ignacio Carrera Pinto, Luis Cruz Martínez, Julio Montt Salamanca y Arturo Pérez Canto, los grandes héroes de esa gesta del 9 de julio de 1882.
¿Pero saben qué más recuerdo?, y perdonen la ignorancia… Lo que recuerdo es mi consternación al saber que la batalla de La Concepción no se libró en Chile como creí casi toda mi vida, sino que en Perú. Y sé que no he estado sola, porque cada vez que he preguntado a alguien dónde cree que se libró la batalla, me ha contestado que –obvio- en Concepción (Capital de la Región del Bio Bío- Chile)
Para terminar, quiero transcribir la respuesta que …

La Verdad

Leyendo hoy los dichos de un escritor inglés, quien fuera cuestionado por publicar una novela crítica a la figura de un ya fallecido líder espiritual, publico una frase de Voltaire, célebre escritor, historiador y filósofo francés:


"A los vivos les debemos respeto; pero a los muertos sólo les debemos la verdad".


Mone

Imagen
Hay una época que recuerdo con frío, soledad y desamparo.
Un tiempo en que la delgada cuerda que sostenía la vida de mi familia amenazaba con cortarse.
Un tiempo en el que mi papá no tenía control sobre su vida por causa del alcoholismo.
Un momento en el que mi mamá tampoco lo tenía, abrumada por la situación que tenía que vivir junto a él.
Había salido del liceo y sentía que no había futuro para mí, no podía estudiar por razones económicas, y menos trabajar porque teniendo 17 años parecía de 14.
Aquellos días, los noticieros nos abrían los ojos y queriéndolo o no, entramos al mundo terrible de ese pedazo de historia vergonzante que aún divide a mi país. Cada hecho que la pantalla mostraba, era como una espina que se clavaba en mí, y por mucho tiempo sentí que no me podría recuperar de tanto horror.
Recuerdo haber conocido a tanta gente ese año… gente que nunca he vuelto a ver, que no fue más que una brisa en mi vida porque ninguno de ellos permaneció en el tiempo.
Sentía que hubiera querido…

Don Pedro

Imagen
Era el año 1978, y tenía yo sólo 5 años cuando ingresé al 1º Básico de la Escuela Nº 51 “Naciones Unidas” de Puerto Montt. Moría de ganas por entrar al colegio y me sentí inmensamente feliz de verme en una sala de clases rodeada de otros niños.
Por otro lado, desde que aprendí a hablar, mis padres me enseñaron a cantar, por lo que mi alegría no tuvo límites cuando mi profesor se mostró como un hombre extremadamente cariñoso, amable y preocupado, y además: músico.
Don Pedro Nail era un hombre moreno que usaba bigote y sonreía todo el tiempo, así lo recuerdo… siempre contento. Canté todo el año con él y mis compañeros, ir a la escuela para mí era la gloria.
Siempre evoqué muchas cosas de ese año tan lejano, pero sin duda que el recuerdo que me marcó para el resto de mi vida y que me hace escribir hoy, comenzó un día de octubre, cuando él entró a la sala con una caja en la mano, era una caja pequeña y delgada, la abrió y nos mostró lo que contenía: un dominó de cartón. A los niños nos parec…