Las Mujeres Luminosas


De pronto se me ha ocurrido que en cada ciudad pudiera haber una patrulla de Mujeres Luminosas, las que no tuvieran ninguna actividad en común, nadie las vería nunca juntas, pertenecerían a todas las clases sociales y nadie podría imaginar que comparten algo.

Las Mujeres Luminosas serían extremadamente amigables y se asegurarían de conocer a todas las mujeres del lugar, por lo que sabrían quienes sufren maltrato y quiénes soportan acoso machista.

En las noches saldrían en busca de sus presas con el fin de eliminarlos, procurando cortar el puño golpeador y la lengua venenosa antes de dar el golpe definitivo, de tal forma que lo sepa el infeliz, que tenga claro por qué se irá despachado.

Para asegurarse de que sea indeleble el horror para los demás maltratadores y para que a los principiantes del maltrato les quede más que claro, se le dejaría desnudos, nadando en un charco de sangre y con sus vergüenzas al aire, con un letrero que indique claramente que fue un acto de justicia.

¿Cuántos maltratadores debieran eliminar las Mujeres Luminosas  para que dejen de matarnos? Seguramente no tantos, es sabido que todos ellos no son más que cobardes. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi Familia

La paja en el ojo ajeno